Uno de esos reportajes Pre-Boda que de verdad te hacen disfrutar…

Y es que cuando Noemí me llamo para decirme que se casaba y quería que fuese su fotógrafo de bodas me entusiasmé por varios motivos, es mi prima hermana y sin duda el vínculo que nos une es enorme, además tenemos una relación increíble de amistad. Ya cuando me dijo que el pre-boda lo quería hacer en Madrid (pues ella es Madrileña) y la boda sería en Granada, la tierra que vio crecer a Lucas (mi ya primo oficial), me terminaron de encandilar, pues son dos de mis ciudades preferidas de España y dan un juego increíble, profesionalmente hablando, ¡¡sin duda sabía que saldría un reportaje de ensueño!!

EL REPORTAJE PRE-BODA

Teníamos varias localizaciones en mente para realizar el reportaje de pre-boda, pero finalmente nos decantamos por el Parque del Retiro, es el Central Park de Madrid, un lugar con unas posibilidades infinitas en el que miles de Madrileños disfrutan a diario y por supuesto nosotros lo pasamos en grande.
Fotográficamente, las posibilidades son infinitas, cualquier rincón es bueno para disparar una foto y los transeúntes dan mucho juego a veces, su curiosidad es maravillosa y nos dan momentos únicos.

 

He de decir que siempre es un placer volver a Madrid, una ciudad con encanto castizo, que atrapa al visitante y al residente que se permiten el lujo de sacar tiempo para dedicárselo a sus calles, sus gentes, sus barrios, sus encuentro culturales… Una esencia que guarda un grato recuerdo en mi retina y en el obturador de mi cámara.
El Retiro en concreto tiene esa magia que te sorprende cada vez que vuelves, sus laberínticas calles de tierra hace que desees perderte horas y horas, descubriendo pequeños rincones desapercibidos al ojo humano, pero no para los que hemos aprendido a ver de otra manera… «Los fotógrafos de bodas».

 

 

Y por supuesto al final de la sesión llegamos al Palacio de Cristal, esa construcción del siglo XIX de metal y cristal con adornos cerámicos, que recuerda una época dorada de la capital con forma de catedral. Se construyó para la exposición de las Islas Filipinas y a día de hoy se utiliza como centro de exposiciones de arte contemporáneo. Cualquier fotógrafo que se precie disfruta haciendo fotos, pero los fotógrafos de boda vemos más allá. Un lugar que daría para hacer 20 pre-bodas sin repetir ninguna foto ¡¡¡toda una inspiración sin duda!!!

 

Los Pre-bodas y Post-bodas son para esto, para dejar un recuerdo gráfico de esos lugares con encanto que forman parte de nuestra vida, no tiene por que ser un lugar donde acudamos con asiduidad, puede ser un lugar que conocimos en un viaje, nuestro barrio, el pueblo de nuestros ancestros, la playa… Sin duda, creo que alcanzamos las espectativas de esta sesión y dejamos el pabellón bien alto.

Gracias Noemí y Lucas por hacernos pasar un día inolvidable, por las risas, las cañas y las conversaciones (sobre todo ese día con Lucas, gran apasionado a la fotografía).

No puedo pasar la oportunidad de darle las gracias a Ángela, compañera de Efti y ya amiga, por asistirme como ayudante y fotógrafa en esta sesión, ¡espero que nuestros caminos se crucen en muchas más ocasiones!