Una boda Vintage donde Marián & Víctor me dejaron desde el primer momento rienda suelta para crear y documentar su boda. Como Fotógrafo de Bodas, aspiro a que mis parejas sean originales, creativas, tengan ideas claras y se dejen asesorar si lo necesitan, de esa manera tendrán el mejor reportaje de bodas que les pueda ofrecer.

Todo transcurrió entre dos poblaciones pertenecientes a la provincia de Cuenca, poblaciones que los vieron crecer y los unió como pareja, las tradiciones, sus gentes y la tierra son claves para esta pareja y adaptaron su boda a un estilo propio fusionado con lo anteriormente mencionado. La tía de Marián tiene una peluquería (La peluquería de Conchi) por lo que reunirse en familia para ponerse guapas para el gran día era no obligatorio si no necesario para seguir con esa tradición familiar que tienen de juntarse todas alrededor de peines y secadores, el maquillaje corrió por parte de su prima Ana de Anart MakeUp & Beauty. Los preparativos transcurrieron es sus respectivas casas familiares de sus respectivos pueblos, uno a 10km del otro y pudimos disfrutar del buen ambiente y armonía que transcurría en cada casa.

Tanto la ceremonia como el banquete se desarrolló en Bodega La Venta, en la localidad de San Clemente un lugar con el mismo encanto que los novios y con una decoración muy de la mano de Marián y su familia. La ceremonia fue civil y como casi todas ellas suelen tener una gran carga emocional, pues los maestros de ceremonias eran amigos y las familias de ambos nos regalaron varios momentos mágicos. Los posados los realizamos en un aeródromo en desuso por ahora muy cerquita del Restaurante, ya que junto con el coche clásico Americano que habían elegido para su desplazamiento era el escenario ideal para esta boda vintage.

Después se dio paso a la fiesta, que como todo en esta boda fue único, un grupo de música en directo amenizo la última parte de esta boda que duró hasta altas horas de la madrugada donde todo el mundo se volcó con esta pareja a la que se notaba que adoran.