«1.000 gracias a todas las parejas de 2017 por haber confiado en mi y ayudarme a crecer como fotógrafo y como persona».

En 2016 fue cuando decidí arrancar por mi cuenta este proyecto de vida como fotógrafo de bodas para todas aquellas parejas que decidiesen confiar en mi, pues llegar hasta aquí no fue decisión fácil.

Para todo aquel que no lo sepa, yo antes trabajaba de Director Comercial para una Multinacional pero no era feliz. Muchas noches de insomnio después, muchos debates internos y otros tantos con mi pareja, ideas viejas, ideas nuevas, ideas que se quedan por el camino e ideas que se me han ocurrido soñando, si soñando, son las que junto con los ánimos y apoyo de mis amigos y familia han hecho que haya llegado a conseguir mi sueño. Se dice pronto, conseguir un sueño… pero al final te das cuenta que luchar por lo que quieres, esforzarte y sacrificarte, encontrar tu verdadero yo y enseñárselo al mundo, todo eso, hace que los sueños se hagan realidad.

En 2016 varias parejas se pusieron en mis manos y confiaron en mi para ser su fotógrafo, siempre estaré en deuda con ellas puesto que fueron mi lanzadera.

2017 fue mi primer año 100% en solitario como fotógrafo de bodas, una prueba de fuego que gracias a las 12 parejas que confiaron en mí me ha llevado a crecer hasta el punto de tener la agenda casi llena de 2018 y empezar a cerrar fechas para 2019 ¡wow!, estoy que no me lo creo todavía, y mejor aún, casi todas las bodas que he cerrado son por recomendaciones, lo que quiere decir que algo estaré haciendo bien.

Este pequeño vídeo es en agradecimiento y homenaje a esas 24 personas que se pusieron delante de mi cámara y confiaron en mi técnica, en mi ojo y en mi corazón, que al final con esa combinación es como creo que hay que disparar. En este recopilatorio de las mejores fotos de 2017 he decir que no son todas las que están, ni están todas las que son, pero hubiese necesitado un vídeo extremadamente largo para mostrar todas las imágenes y todos los momentos que me habéis regalado, como fotógrafo estoy muy agradecido, pero como persona inmensamente más, pues me llevo un pedacito de cada uno de vosotros en mi corazón y en mi retina.

«Nuestros caminos se volverán a cruzar, no lo dudéis»

 

 

¿Te casas? Hablemos…