Y ES QUE SOIS MUCH@S L@S QUE TENÉIS ESTA DUDA…

Se acerca el día de la boda, lo tenéis casi todo preparado y de repente os aborda una pregunta existencial, ¿dónde es mejor que me  vista?.

Hay 3 opciones, por supuesto todas validas, de dónde cambiaros para que en el reportaje de boda se luzca ese vestido o traje tan espectacular que os habéis comprado con toda la ilusión del mundo para vuestro gran día. A continuación veremos cuáles son, sus ventajas e inconvenientes, como influyen y fotográficamente hablando cuáles son las mejores opciones.

“LA CASA DE LOS PADRES”

Una de las opciones más elegidas y no por ello la mejor. Muchos de vosotr@s os veis invadidos por una nostalgia vital, pues habéis pasado toda o casi toda la vida en casa de vuestros padres, y es por ello, que vuestros familiares os animan a que os cambiéis en su casa y más en concreto en su habitación.

Evidentemente hay casas y casas, no es lo mismo una vivienda unifamiliar a las afueras de la ciudad con una decoración minimalista, ventanales, rodeada de campo y vegetación que un primero interior con las paredes pintadas de morado y lleno de figuritas que, reconozcámoslo, acumulan nuestras madres a lo largo de los años…

Cómo fotógrafo de bodas, la experiencia adquirida a lo largo de los años en todo tipo de situaciones y localizaciones me ha demostrado que la casa de los padres, por norma general, no suele ser la más idónea por varios motivos:

  • La iluminación de las casas particulares no suele ser la mejor a la que nos podemos enfrentar, pues las habitaciones suelen estar en el interior de la vivienda y además suelen haber edificios que nos rodean y nos generan sombra. A ello hay que sumar que la luz artificial de las casa nunca compensará la luz natural.
  • Una casa familiar es una casa llena de artículos adquiridos a lo largo de toda la vida de vuestros padres, libros, figuritas, fotos de viajes, floreros… artículos que por supuesto tienen un valor para ellos, pero, ¿y para vosotros?
  • Suelen llenarse de familiares y amigos (y por supuesto el fotógrafo y videógrafo), que aunque en vuestra cabeza suene genial ahora, el día de la boda, con los nervios a flor de piel, pueden jugaros una mala pasada pues en un momento dado os podéis ver saturados de tanta gente a vuestro alrededor.
  • Por último y no menos importante, en una casa después de los preparativos de una boda parece que haya pasado Atila y los Unos… Al día siguiente os tocará ayudar a vuestros pobres padres agotados a recogerlo todo y dejarla en su estado natural (que ya me diréis las ganas que os pueden quedar después de vuestra boda)

Por supuesto y por otro lado, como decía al principio, esta el lado emocional de haber pasado la mayor parte de vuestros mejores años. Es por ello que si decidís que tiene que ser allí, los fotógrafos de bodas estamos más que preparados técnicamente para resolver cualquier situación.

En mi caso siempre busco la pureza y limpieza en la foto, para que nada distraiga la atención de la persona a la que estoy fotografiando, por lo que buscar encuadres limpios y con buena luz para resolver el momento, y no sacar a “la bailaora flamenca de encima de la tele”, es una de mis prioridades.

 

“VUESTRA CASA”

 

A día de hoy no es nada raro que una pareja haga vida en común en su propia casa antes de casarse, de hecho sois la gran mayoría de parejas, y es por ello que muchos decidís cambiaros allí.

Esta es una buena opción si queréis generar vuestros propios recuerdos en la que será vuestra casa, en la mayoría de casos de por vida. En ella seguro os esperan las mayores alegrías venideras.

Mi valoración personal y profesional, una decisión más o menos ideal:

  • Este tipo de casas, por lo general, suelen tener una decoración moderna, minimalista (ya que preferimos pasar el menor tiempo posible limpiando ), una iluminación más correcta, pues suelen ser viviendas construidas con habitaciones que dan al exterior en vez de interiores, en barrios de nueva construcción donde las calles no son tan estrechas y hay más separación entre edificios, por lo que la luz suele ser buena o muy buena.
  • Las paredes suelen ser blancas, pues hace que sea más luminoso (no debemos olvidar que la luz reflejada en una habitación pintada de color, contaminará la luz ambiente convirtiéndose en la dominante, tanto en la ropa como en la piel)
  • Igualmente las habitaciones no suelen ser muy amplias, por lo que al llenarse de gente podemos tener la misma problemática que en casa de nuestros padres, es decir podemos llegar a saturarnos en un momento dado de nervios.
  • Por supuesto nuestra casa se quedará “empantanada” y nos tocará ponernos a recogerla para devolverla a su estado original.

 

“LA HABITACIÓN DE UN HOTEL”

 

A día de hoy la mayoría de restaurantes donde celebráis el convite suelen tener acuerdos con hoteles para regalaros una o varias habitaciones para la noche de bodas, sobre todo cuando es un hotel donde realizáis la celebración, o complejos hosteleros que tienen habitaciones como por ejemplo fincas, masías, cortijos, etc…

También sois muchas las parejas que no sucediendo lo anteriormente mencionado decidís, bien por voluntad propia o bien por que me habéis pedido consejo, reservar alguna habitación en un hotel cerca de donde se va a realizar el convite para cambiaros.

Cuando una pareja de novios nos dice que se van a cambiar en lugares así no podemos más que esbozar una sonrisa interior de felicidad, por nosotros y por vosotros, pues cómo fotógrafos de bodas sabemos sin duda que es la mejor opción para todos y de hecho solemos comentar el acierto el mismo día al despedirnos o cuando os entrego el trabajo.

Es sin duda la que consideramos la mejor opción por diferentes motivos:

  • Los hoteles o complejos hosteleros siempre se construyen orientados para tener la mayor luz posible a lo largo de todo el día y consumir menos electricidad, por lo que la luz natural no será un problema. Por supuesto todas las habitaciones o estancias de la habitación son exteriores, por lo general, con grandes ventanales o balcones.
  • Las paredes siempre son blancas, por lo que la luz rebotará en toda la estancia sin modificar la tonalidad ambiente. La decoración es mínima, pues no pueden dar personalidad a una habitación, puesto que no todas las personas tenemos el mismo gusto. “La personalidad a una habitación se la da quien está dentro de ella”.
  • Suelen ser muy amplias y espaciosas, por lo que aunque vayan familiares y amigos (donde ya soléis hacer una criba de quién va a acompañaros) no debe haber problema de espacio ni por supuesto de agobios. Lo que ayuda a que os sintáis más relajados.
  • Da igual en el estado en que que se quede la habitación de desorden, pues al día siguiente de vuestra boda, recogeréis todas vuestras pertenencias y os iréis a vuestra casa, donde estará todo tal y como lo dejásteis.
  • Profesionalmente hablando aporta muchísima más narrativa y coherencia al trabajo final, pues al transcurrir muchos momentos del día en el mismo lugar la decoración, estructura y homogeneidad es la misma y le aporta equilibrio al trabajo.

 

 

Espero de corazón con este post haber ayudado a resolver o por lo menor orientar a parejas que se suelen enfrentar a este dilema. Por lo general, cuando nos disponemos a organizar una boda, nuestro entorno más cercano se presta a darnos opiniones y consejos de todo tipo, bien por su experiencia o bien por sus deseos, y como siempre digo, la boda es vuestra, sois vosotros los que debéis tomar las riendas de vuestras decisiones para hacer de vuestro día algo único y diferente al resto, sobre todo para sentiros identificados cuando veáis el reportaje completo ahora y en el futuro.

 

¡¡¡Si tenéis cualquier duda más, estaré encantado de escucharos!!!

 

¿Hablamos?